DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN

Noticia

17/10/2018

Panamá, Ecuador, 16 de octubre de 2018

DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN

Gabriela Zullieth Garrido Rodrigueza, Leydi del Pilar Lema Lemab

 

  • Estudiante de medicina, Coordinadora de Publicaciones del Comité Permanente de Atención Integral en Salud.
  • Estudiante de medicina, Directora del Comité Permanente de Atención Integral en Salud.

Lema: "Nuestras acciones son nuestro futuro"

El día mundial de la alimentación, fue proclamado a partir de 1979, con el objetivo de comprometer a la población por un mundo sin hambre, debido a que alrededor  de 820 millones de personas siguen padeciendo hambre, 155 millones de niños padecen malnutrición crónica y sufren retraso de crecimiento. Este año la campaña está dirigida al segundo Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS2): el Hambre Cero, presentando no solo terminar con el hambre, sino además una nutrición mejorada, para una alimentación sana y nutritiva.

Una dieta saludable ayuda a protegernos de la malnutrición en todas sus formas, así como de las enfermedades no transmisibles, entre ellas la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer. En todo el mundo, las dietas insalubres y la falta de actividad física están entre los principales factores de riesgo para la salud.

Los hábitos alimentarios sanos comienzan en los primeros años de vida; la lactancia materna favorece el crecimiento sano y mejora el desarrollo cognitivo; además, puede proporcionar beneficios a largo plazo, entre ellos la reducción del riesgo de sobrepeso y obesidad y de enfermedades no transmisibles en etapas posteriores de la vida.

Consejos para una dieta sana:

La ingesta calórica debe estar equilibrada con el gasto calórico. Para evitar un aumento malsano de peso, las grasas no deberían superar el 30% de la ingesta calórica total. La ingesta de grasas saturadas debería representar menos del 10% de la ingesta calórica total, y la ingesta de grasas trans, menos del 1%; para ello, el consumo de grasas se debería modificar a fin de reducir las grasas saturadas y trans, en favor de grasas no saturadas.

Limitar el consumo de azúcar libre a menos del 10% de la ingesta calórica total forma parte de una dieta saludable. Para obtener mayores beneficios se recomienda reducir su consumo a menos del 5% de la ingesta calórica total.

Mantener el consumo de sal por debajo de 5 gramos diarios (equivalentes a menos de 2 g de sodio por día) ayuda a prevenir la hipertensión y reduce el riesgo de cardiopatías y accidente cerebrovascular entre la población adulta.

Los Estados Miembros de la OMS han acordado reducir el consumo de sal entre la población mundial en un 30% para 2025; también acordaron detener el aumento de la diabetes y la obesidad en adultos y adolescentes, así como en sobrepeso infantil de aquí a 2025.

La Federación Latinoamérica de Sociedades Científicas de Estudiantes de Medicina (FELSOCEM)  a través del Comité Permanente de Atención Integral en Salud (CPAIS), hace hincapié en la nutrición adecuada y conservación de hábitos saludables, con el objetivo de crear conciencia y prevenir enfermedades no transmisibles que aquejan a nuestra población latinoamericana.

Referencias 

  • Global strategy on diet, physical activity and health. Geneva: World Health Organization; 2004.
  • Set of recommendations on the marketing of foods and non-alcoholic beverages to children. Geneva: World Health Organization; 2010.
  • Rome Declaration on Nutrition. Second International Conference on Nutrition. Rome: FAO/WHO; 2014.
  • Framework for Action. Second International Conference on Nutrition. Rome: FAO/WHO; 2014.